a

Copeval Desarrolla

Agricultura Sostenible: Taller Huella de Carbono. Remolacheros del Maule conocen como medir la huella de carbono

La agricultura sostenible se define como un sistema de prácticas agrícolas ecológicas basado en innovaciones científicas a través de las cuales es posible producir alimentos saludables con prácticas respetuosas para el suelo, aire, agua, considerando siempre los derechos y salud de los agricultores.

Con ese espíritu, nace el proyecto “Programa de Abastecimiento Sostenible de Remolacha: Huella de Carbono” el cual busca aumentar la competitividad de los proveedores de Iansagro S.A, a través de un desarrollo equitativo del cultivo, implementando un programa que mida y gestione la Huella de Carbono, haciendo un uso eficiente del recurso energético en la producción de remolacha. En este programa participan 25 agricultores remolacheros de la región Maule, proyecto que es cofinanciado por Corfo y liderado por Copeval Desarrolla como Agente Operador.

En ese contexto se desarrolló un Taller de Huella de Carbono, que contó con la presentación del Ingeniero Agrónomo / Especialista en Sostenibilidad, Rodrigo Acevedo quien explicó “para poder gestionar la Huella de Carbono es fundamental implementar sistemas de registros de manejo de cultivos, como por ejemplo: Aplicación de fertilizantes y agroquímicos, consumo de electricidad y combustibles, monitoreo y registro del riego”.

Al respecto la jefa regional del Maule de Copeval Desarrolla, Jennifer Ramos valoró el compromiso de parte de los agricultores, “estamos muy felices con la convocatoria, ya que los remolacheros adquirieron información muy relevante para sus cultivos y enfrentar así las actuales condiciones de cultivo”.


Propuesta Estrategia Climática
Con una mirada al año 2050, en el ámbito agrícola se busca contribuir al desarrollo económico sustentable de las actuales y futuras generaciones, promoviendo un modelo agroalimentario resiliente a los efectos del cambio climático y bajo en emisiones de gases de efecto invernadero a través del uso eficiente y sustentable de los recursos naturales que asegure la producción de alimentos.

Bajo ese lineamiento Acevedo añadió “Chile es un país altamente vulnerable al cambio climático, cumpliendo con la mayoría de los nueve criterios de vulnerabilidad enunciadas por La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático: Áreas costeras de baja altura, Zonas áridas y semiáridas, Zonas de bosques, Territorio susceptible a desastres naturales. Además de Áreas propensas a sequía y desertificación, Zonas urbanas con problemas de contaminación atmosférica y Ecosistemas montañosos”.

La mejor herramienta de innovación y negocios agrícolas